martes, 18 de noviembre de 2014

CULTURILLA: El Bullying o Acoso Escolar

Www.sinohacesnadasosparte.org

 ¿Qué es el Bullying o acoso entre pares ? 
 
 El Bullying, o acoso entre pares, es un comportamiento agresivo e intencional, que supone un desbalance de poder y que se repite a lo largo del tiempo.
El bullying puede darse a través de diferentes formas de hostigamiento: físico, verbal, psicológico, virtual, etc.. También incluye modalidades tales como las amenazas, el pedido de dinero, el acoso sexual entre pares (a través de insultos o agresiones físicas) y la generación de rumores.
El bullying es una forma de violencia, ocurre tanto en mujeres como en varones y supone disfrute por parte del agresor y sufrimiento del agredido.
Es importante diferenciar el bullying de otras formas de agresión entre pares que forman parte de la dinámica evolutivamente natural de las relaciones entre chicos y adolescentes.
El bullying o acoso entre pares ES VIOLENCIA.


 ¿Quiénes lo protagonizan? 
  
Hay muchos actores involucrados directa o indirectamente.
El bullying tiene protagonistas claros y visibles: la víctima y el hostigador (o victimario).
También puede tener protagonistas testigos, los que instigan o acompañan la situación y los inocentes que participan de la situación al azar pero no activamente.

El bullying implica comportamientos agresivos entre pares que se traducen en acciones negativas de un acosador (o victimario) sobre un acosado (o víctima). La agresión es sostenida en el tiempo y supone un desbalance de poder de manera que la víctima se siente indefensa y amenazada en el entorno donde la agresión ocurre.
Existe un abuso de poder por parte del acosador, quien hace uso del mismo para intimidar a la víctima de manera sistemática. Este poder puede ser real o percibido, pero es eficaz en lograr sometimiento.
La víctima queda expuesta, paralizada y acorralada psicológica, emocional y socialmente, ya que le es muy dificultoso pedir ayuda (por amenazas, por sentir que él/ella debe y tiene la edad de solucionarlo, por sentir vergüenza, porque en la misma situación de acoso se lo ha desacreditado socialmente, por no contar con referentes adultos, etc).
Por lo tanto, la relación cada vez es más asimétrica!
Existen diferentes manifestaciones de este fenómeno entre las que pueden citarse:
Insultos, agresiones verbales y comentarios negativos expresados en voz alta y frente a testigos
Aislar o excluir de manera intencional a una persona de una actividad grupal o de intercambios sociales
Pedir dinero y amenazar con agredir o generar consecuencias negativas si no se cumple con lo que se pide
Esparcir rumores acerca de una persona con evidente intención de generar daño emocional y social
Utilizar la web y las redes sociales para insultar, agredir o perjudicar a una persona
Amenazar con agredir, lastimar, o generar rumores acerca de una persona
En general, el bullying ocurre en comunidades donde los adultos fracasan en mediar entre pares cuando el comportamiento agresivo aparece. Así es frecuente que los chicos que lo sufren teman denunciarlo y demoren su pedido de auxilio a los adultos. Por lo general, no tienen esperanza en que la ayuda sea efectiva y tienen temor de que, frente a la denuncia, los comportamientos agresivos aumenten en frecuencia e intensidad.

 ¿Qué formas adquiere el bullying o acoso entre pares ? 
 
 Bloqueo Social:
Son las acciones que marginan y aíslan: no jugar, no hablarle, no invitarlo a cumples y fiestas, etc.  Conductas que tienen también un eco  en el grupo de pertenencia, ya que primeramente la acción es cometida por el acosador mismo, pero luego puede ser replicada por el entorno.  Se va identificando socialmente a la víctima como aburrido, débil, llorón, etc. Estas conductas impactan directamente en el grupo de pertenencia que puede ampliar el impacto del aislamiento. Muchas veces, los testigos de este tipo de agresiones tienen miedo de recibir el mismo trato y acompañan las acciones de los agresores para evitar ser marginados.
Hostigamiento:
Supone acciones dirigidas a denigrar la dignidad de la persona, discriminación, desprecio, burlas, descalificación, etc.
Coacción:
El agresor busca dominar la conducta de la víctima, sometiéndolo a acciones por fuera de su voluntad.
Amenazas a la Integridad:
Agrupa a las conductas que buscan amilanar mediante las amenazas, en contra de la integridad física del niño/jóven o de algún ser cercano a él.
Violencia Física:
Empujones, golpes y violencia física es una de las maneras de expresión del bullying que debe atenderse cuidadosamente.
Hostigamiento Verbal:
Supone el uso de la palabra para agredir. En general se traduce en insultos, comentarios despectivos realizados en voz alta, amenazas verbales y burlas entre otras manifestaciones.
Manipulación Social:
Implica esparcir rumores entre el grupo de pares y afines de tal manera de que se dañe la reputación del agredido. Esto puede ocurrir en formato de chisme pero también es ampliamente difundido en medios virtuales (ver cyber bullying)
Intimidación:
Supone el uso de amenazas y desafío a la integridad. Muchas veces a cambio de que las amenazas no se concreten se pide dinero o la realización de acciones que otorgan a quien hostiga la vivencia de poder sobre el comportamiento del hostigado.
Bullying Sexual:
El uso de rumores acerca de la orientación sexual o la publicación de información que pretende hacer de dominio público la vida sexual del hostigado. Con frecuencia se incluyen dentro de esta forma de bullying acusaciones de homosexualidad, travestismo, bisexualidad, etc.
Bullying Virtual (Cyber Bullying):
El cyber bullying ha crecido muchísimo desde el advenimiento de las redes sociales e internet. En general puede tomar la forma de acoso verbal a través de la red, publicaciones amenazantes o denigrantes en muros de redes sociales, expresiones falsas acerca de la conducta sexual de la víctima en redes sociales de alto tránsito, etc. 
Dentro de esta categoría pueden incluirse también mensajes de texto y mensajes directos en redes sociales que pretenden amenazar, insultar o atemorizar.
La viralización de fotos dentro de las redes sociales con la intención de dañar la imagen social de un chico/a también puede considerarse en el marco del bullying virtual.


 ¿Cuáles son los perfiles de los protagonistas? 

 Acosador:
Será quien responde a las características de necesitar buscar el dominio de una situación/persona, bajo la amenaza, el hostigamiento, el amedrentamiento y/o manipulación, con el beneficio del reconocimiento de su entorno social como dominante y poderoso.
No toda persona puede con facilidad ser hostigador. En general se tiende a pensar que las personas que cometen actos de bullying contra pares tienden a tener un perfil particular.
Existe cierto consenso acerca de que el acosador presenta generalmente dificultades asociadas al desarrollo de la empatía y las habilidades sociales así como también, posiblemente, experiencia de actos de violencia en el marco de su hogar.
Por lo general el agresor tiene bajo respeto y adherencia por las normas y reglas que hacen de una persona miembro de una comunidad. Suele transgredirlas con facilidad.
No necesariamente tiene que estar afectado por una patología mental grave, pero sí guarda rasgos  psicopatológicos, en cuanto a la ausencia o déficit en el desarrollo de la capacidad empática , distorsión cognitiva, falta de autocrítica, necesidad de dominio y manipulación de la realidad.

Víctima:
En líneas generales también es posible definir en alguna medida las características de quien puede ser fácilmente acosado.
Una de las características comúnmente destacadas en las víctimas de esta forma de violencia es la pasividad. Suelen ser vistos como pasivos o sumisos por sus pares y considerados como incapaces de defenderse frente a la agresión.
Existen rasgos comunes como: baja autoestima, personalidad insegura, emocionalmente apegados a la familia (por la falta de autonomía o emocionalmente dependientes), dificultad para defenderse a sí mismos.
A esto puede agregarse las características físicas que tanto en un actor como en otro refuerzan o excusan ocupar esos lugares. Pero mucho de ello está reforzado por los medios y formas de valoración social en relación con  las diferencias físicas, la diferencia cultural, la fuerza ligada al poder, etc.
La víctima en general tiene menos desarrollo de la asertividad que sus pares no agredidos. Esto significa que tiene menos capacidad para evitar agresiones de terceros haciendo valer sus derechos sin ser violento a su vez.
Muchas veces los chicos que sufren este tipo de agresiones son vistos como ingenuos o más inmaduros. Suelen tener menos desarrollo de la inteligencia social por lo que sus habilidades sociales más inmaduras que las de sus pares los hacen vulnerables a la agresión.
Además suelen ser crédulos y atentos para con sus pares, dos características que también los ponen en situación de vulnerabilidad.
Finalmente es importante destacar que aquellos niños y adolescentes que sufren trastornos del desarrollo de la socialización son especialmente vulnerables al acoso por parte de sus pares más inescrupulosos o agresivos.

 Cyberbullying 
 
 En este contexto, aparece el cyberbullying, un modo de acosar a uno o a un grupo a través del espacio cibernético. Es una herramienta que, de algún modo, es protectora del victimario y absolutamente dañina para la víctima porque:
Es anónimo
Se puede desarrollar por fuera del espacio escolar, por lo que muchas escuelas responden que ese espacio no es de su responsabilidad
Se amplifica rápidamente
El acosador puede usar este medio para publicar información falsa de su blanco de ataque o develar sus datos personales como teléfono y dirección
No depende de la fuerza física del agresor aunque produce un severo padecimiento
Puede generarse a partir de perfiles falsos, incluso haciendo pasar a una víctima como victimario, inventando un mail con su nombre, por ejemplo
Es una violencia “limpia”, no hay huellas, los testigos no ven nada
¿Qué debemos hacer si nuestro hijo es el acosado?
Si lo vemos salir de la computadora con señales de angustia, de ira, de vergüenza; si luego se encierra o lo oímos llorar, pegarle a las paredes; si no quiere comer en familia; si pide faltar reiteradamente a la escuela; a nuestro hijo le está pasando algo que no puede manejar.
Intentemos hablar con él del tema. Si no nos cuenta espontáneamente, avisémosle que vamos a entrar en sus cuentas de mail y redes sociales para ver qué le produce tanto sufrimiento. Con esto no estamos violando su privacidad sino que lo estamos ayudando.
Si nos cuenta que está siendo acosado a través de Internet, podemos:
Ayudarlo a identificar al acosador. Actualmente existen maneras de determinar desde qué computadora o teléfono se realiza el acoso
Ir a la escuela para contarles a las autoridades qué está pasando con nuestro hijo y exigirles una intervención en el espacio escolar
Hablar con los padres del acosador y, si lo que sucede es grave, no descartar la posibilidad de la denuncia policial
Asesorarnos con un especialista para que nuestro hijo configure todas las seguridades posibles en su cuenta de Facebook y/u otras cuentas de redes sociales que pueda tener
Pedirle a nuestro hijo que no destruya las evidencias del cyberbullying (en Internet y/o teléfono celular) para usarlas como prueba de acoso
Extracto de guía para docentes y padres desarrollado por Lic. Héctor Shalom (Psicoanalista), Lic. Silvina Raquel Chemen (Lic en Cs de la Comunicación) y el Grupo Telecom.

Guía sobre el Cyberbullying (PDF)
Fuente: www.argentinacibersegura.org
» Bajar Guía sobre Cyberbullying

 
  Mitos sobre el bullying  
   
  Bullying=Conflicto
NO. El  Bullying es comportamiento agresivo que implica desequilibio de fuerza y/o poder. Generalmente se repite a lo largo del tiempo.
El Conflicto  supone antagonismo entre dos o más personas, desacuerdo, pelea, pero no implica desbalance de poder de modo que una de ambas partes tenga que defenderse en situación de desventaja.
El bullying es físico
La forma más común de bullying es el bullying verbal.
También es muy común el hostigamiento a partir del aislamiento social.
El Bullying no es más que un juego de chicos
Puede ser extremadamente serio, afectar la salud mental y física de quien lo padece, su rendimiento escolar y calidad de vida.
Quienes sufren hostigamiento tienden a ver disminuida su autoestima y sufrir más la soledad y la ansiedad. Pueden asimismo presentar ideación suicida.
Es posible que tengan miedo de ir a la escuela e incrementen su tasa de ausentismo.
El bullying no ocurre en mi escuela
Es más común en algunas escuelas que en otras pero puede ocurrir en cualquiera de ellas. La mejor manera de saber si ocurre es administrar un cuestionario anónimo que indague acerca de si ocurre, cuándo ocurre y con qué frecuencia.
Los hostigados siempre hablan con adultos y refieren la situación
Los adultos generalmente no tienen conciencia del bullying porque muchas veces el que lo sufre lo oculta.
Estudios revelan que sólo entre el 25 y el 50% de los chicos que sufren hostigamiento pueden hablar con un adulto sobre ello.
Varones y adolescentes son menos propensos a hablar que las mujeres y los más pequeños.
No hablan porque temen a las represalias del que hostiga, no están seguros del manejo que hará el adulto o no tienen esperanzas de que las cosas cambien.
Muchas veces callan para no hacer sufrir a sus padres o por vergüenza.
Los chicos hostigados tienen que aprender a defenderse por si mismos
Los chicos no tienen por qué tener capacidad para responder a este tipo de hostigamiento.
El Bullying  implica abuso por parte de los pares. Los adultos deben asumir un rol crítico en la prevención y extinción del bullying así como también aquellos que son testigos.
Mitos comunes sobre los hostigadores
“son solitarios, no tienen amigos”
Las investigaciones indican que no son socialmente aislados. Reportan facilidad para hacer amigos, incluso reportan más facilidad para ello que los chicos que no hostigan. Generalmente están acompañados por un pequeño grupo que apoya la conducta de hostigamiento.
“tienen problemas de autoestima”
Las investigaciones sugieren que ello no es tan así y que al contrario, podrían tener rasgos marcados de narcicismo.