jueves, 1 de mayo de 2014

Receta de hoy: Croqueta de Morcilla

Esta la pongo en honor a mi cuñada, por que ella mejor que nadie sabe como están, que paliza me dio un día, con esa obsesión de comer morcilla, a todas horas y de cualquier manera, jeje, su plato preferido diría yo. 

Hay las llevas cuñada, para que la prepares y te tupas, eso sí, acuérdate de mi que no tengo ni idea de cocinar, además me gusta mas como cocinas tu, jajajaja.

Espero que os gusten a todos y que disfrutéis de ellas tanto como los haríamos nosotros...


Croquetas de morcilla


croquetas de morcilla Croquetas de morcilla

1 morcilla ibérica grande (200 gr) – 1 puñado de piñones – Media cebolla pequeña - 3 cucharadas soperas colmadas de harina – 1 vaso de leche – 1 vaso de caldo de pollo o carne – Sal, pimienta, un golpe de clavo de olor molido y nuez moscada – Pimientos del piquillo (opcional) – Aceite de oliva virgen extra – Perejil picado


Pochamos la cebolla picada en un poco de aceite a fuego lento sin que llegue a dorar. Añadimos los piñones para que se tuesten un minuto y al momento ponemos el interior de la morcilla desmenuzado. Lo vamos triturando con un tenedor. Cuando haya soltado su grasa ponemos la harina y la dejamos dorar. Añadimos el caldo y ligamos sin dejar de remover. Cuando empiece a espesar ponemos la leche poco a poco y seguimos removiendo hasta que la bechamel se desprenda de las paredes (buscamos el punto añadiendo más o menos leche). Probamos de sal, añadimos el perejil y especiamos. Mezclamos todo bien y dejamos reposar extendido en una bandeja hasta que enfríe.

Cuando estén frías, liamos las croquetas a nuestro gusto, pasamos por huevo batido y abundante pan rallado y freímos en aceite caliente.
Las croquetas que no vayas a usar las puedes congelar perfectamente en una bolda o recipiente hermético y freís al momento sin descongelarlas.
Si usas morcilla de cebolla puedes suprimirla del sofrito pero a mi me gusta ponerla porque le da sabor y jugosidad.
A mi me gusta darle un toque de hierbabuena picada en el interior porque al ser un plato muy fuerte le aporta mucha frescura.
Con esta misma receta, suprimiendo los piñones y el piquillo, podemos hacer croquetas de chorizo.